Real Alcázar de Sevilla

El Alcázar de Sevilla es un claro ejemplo de que las apariencias engañan. Visto desde fuera, con su aspecto de fortaleza, parece un monumento austero, pasando incluso un poco desapercibido. Pero al poco tiempo de atravesar sus puertas nos damos cuenta de que estamos en un lugar único y que su aspecto exterior no hace justicia a la belleza que esconde en su interior.

 Real Alcázar de Sevilla

Real Alcázar de Sevilla

Al igual que la Alhambra de Granada, el Alcázar es un lugar para saborear lentamente. Respirar, y disfrutar, la paz que flota en sus patios y jardines.

Durante la visita se recorren varias estancias, patios y jardines a cual más bonito. Alguna de ellas será capaz, incluso, de dejaros con la boca abierta.

 Real Alcázar de Sevilla

Real Alcázar de Sevilla

No dejéis pasar la oportunidad de sentaros en alguno de sus rincones y disfrutar del sonido de sus fuentes mientras admiráis del arte arquitectónico que invade todo el Alcázar.

Sin duda alguna este monumento es el más importante de la ciudad de Sevilla, junto con su Catedral y el Archivo de Indias. Son los tres lugares Patrimonio de la Humanidad que podemos encontrar en la capital Hispalense.