La Alhambra de Granada

La Alhambra, símbolo por excelencia de la capital granaina, es una ciudad palatina situada sobre una de las tres colinas existentes al norte de Granada, domina la ciudad desde una altura de 100 m. sobre ella. Las visitas a la Alhambra pueden ser eternas, pues nunca se llega a descubrir todos los rincones que esconde, puedes pasear por ella durante días y aún así, quedarte con ganas de más.

 La Alhambra de Granada

La Alhambra de Granada

Al entrar por las puertas de La Alhambra descubrimos una pequeña y encantadora ciudad. En ella, actualmente podemos encontrar casas, tiendas, jardines, una iglesia, algunos establecimientos y como no, sus construcciones más representativas: los Palacios Nazaríes, la Alcazaba y el Palacio de Carlos V. Todo ello unido en una perfecta armonía.
Esta armonía se ve reflejada, tanto en la diversidad de estilos de sus construcciones, tan dispares como el nazarí de sus palacios y el renacentista del Palacio de Carlos V, como en las personas que hoy en día pasean por sus calles, una mezcla total de razas y nacionalidades, personas venidas desde todas las partes del mundo para disfrutar de esta fascinante ciudad palatina

Cuando Carlos V llegó a La Alhambra, entendió perfectamente lo que sus abuelos, Los Reyes Católicos, habían querido hacer con aquel lugar. Supo porque su abuela se empeñó tanto en mantener La Alhambra en pie para convertirla en una especie de icono de su victoria sobre los musulmanes. Decidió entonces, Carlos V, levantar allí su palacio, respetando en la medida de lo posible todo lo ya construido.

Empecemos por ahí nuestra visita a la Alhambra, por el Palacio de Carlos V:

 La Alhambra de Granada - Palacio de Carlos V

La Alhambra de Granada - Palacio de Carlos V

Este palacio es una gran obra de arquitectura renacentista, lleno de simbología y con algunas características que lo hacen único en el mundo. Una de sus características más simbólicas es el contraste entre su planta cuadrada y su patio circular. Con esto, Carlos V quiso mostrar el avance de la humanidad a la hora de entender el planeta Tierra, reflejando el paso desde que en la antigüedad se creía que la Tierra era plana, hasta que se demostró que verdaderamente era redonda. 

 La Alhambra de Granada - Interior del Palacio de Carlos V

La Alhambra de Granada - Interior del Palacio de Carlos V

Las opiniones acerca de este palacio son diversas, hay quienes lo ven como una obra maestra del renacimiento y otros que opinan que “no pega en La Alhambra”. Sea como sea, hemos de entender que está ahí, y es algo que no podemos, ni debemos, cambiar. 

Frente a este palacio encontramos la Alcazaba. Una fortaleza que se destinaba a la seguridad de La Alhambra. En ella tenía su sede el ejército encargado de defenderla. Actualmente se pueden visitar varias de sus torres, como la Torre de Vela, y contemplar desde ellas de unas preciosas vistas de la ciudad de Granada

 La Alhambra de Granada - La Alcazaba

La Alhambra de Granada - La Alcazaba

Como es normal, al ser La Alcazaba la parte defensiva, contaba con una decoración bastante austera. Una austeridad que contrasta totalmente con lo que encontramos en los Palacios Nazaríes. Estos palacios eran residencia de los jefes de gobierno y el lugar en el que recibían en audiencia a quienes lo solicitaban. Por este motivo se buscaba demostrar el máximo poder posible con una decoración exuberante y de gran belleza, intentado que las personas que accedieran a ellos quedaran abrumadas al ver lo que escondían en su interior. 

 La Alhambra de Granada - Palacios Nazaríes

La Alhambra de Granada - Palacios Nazaríes

Durante su visita atravesaremos estancias, patios (como el de Los Leones) y salones (como el del trono) de exquisita decoración. También, desde algunos lugares de su interior podemos contemplar una bonita vista de los dos barrios mas conocidos de Granada, el Albaicín y Sacromonte.

 La Alhambra de Granada - Vistas del Albaicín

La Alhambra de Granada - Vistas del Albaicín

Como en la mayoría de construcciones musulmanas, el agua está muy presente en todos sus espacios. Buscaban, con la luz proyectada en sus muros, procedente del reflejo del sol en el agua de sus estanques y con el reflejo de los edificios en el agua, conseguir una arquitectura efímera, viva y que todo se uniese en un único elemento. 

Al igual que el de Carlos V, estos palacios están llenos de simbología. Todos los rincones de su decoración tienen un significado, pero, para no alagarnos demasiado, hablaremos de simbología y peculiaridades de La Alhambra en otro artículo.

 La Alhambra de Granada - Palacios Nazaríes

La Alhambra de Granada - Palacios Nazaríes

La Alhambra es un lugar para saborear lentamente, sin prisas, pasear tranquilamente por sus calles, disfrutar de un atardecer en ella y regodearse contemplando la decoración de sus palacios. Se encuentra en constante restauración y, como en cualquier monumento, si encontrarnos un andamio o una valla que impida el paso a algunas de sus estancias no debe suponer una decepción, ya que es totalmente necesario mantener nuestro patrimonio e intentar que perdure en el tiempo.

Los responsables del patrimonio tienen la difícil misión de enseñarnos y abrir el patrimonio al público, a la vez que conseguir que no se pierda, algo que todos podemos favorecer, respetando los lugares que visitamos.

Esta labor de conservar lo que tenemos es lo que hace que las visitas a La Alhambra sean limitadas y que sea necesario reservar y comprar las entradas con anterioridad, algo que podéis hacer aquí: Patronato de La Alhambra.

Por último, recordar que La Alhambra va ligada al Generalife, pero de este palacio también hablaremos en otro artículo, más adelante.