Real Clerecía de San Marcos - Universidad Pontificia (Salamanca)

Este edificio barroco está unido a lo que hoy en día es sede de la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue construido, por deseo de la Reina Margarita de Austria, como Colegio de los Jesuitas, expulsados años más tarde de España por Carlos III. Fue entonces, cuando adquirió el nombre con el que se le conoce popularmente, La Clerecía, ya que quedo en posesión de esta orden sacerdotal de origen medieval.

 Real Clerecía de San Marcos (Salamanca)

Real Clerecía de San Marcos (Salamanca)

Sus partes más interesantes son: la propia iglesia y sus torres, el claustro, la escalera de honor y el aula magna del edificio de la Universidad Pontificia. 

La iglesia, como el resto del edificio, es de estilo barroco y consta de una sola nave. En la parte superior de ésta, existen unos balcones desde los que los estudiantes podían seguir los oficios. Destaca el fabuloso retablo del altar mayor

Las torres, que sobresalen en el paisaje salmantino, también pueden ser visitadas, siendo posible ascender hasta el mismo campanario. Desde arriba se puede disfrutar de unas maravillosas vistas de toda la ciudad. La subida descubre otras estancias como la iglesia, el claustro o los matroneos.

 Real Clerecía de San Marcos (Salamanca)

Real Clerecía de San Marcos (Salamanca)

El claustro, también barroco, está formado por tres alturas a las que se accede a través de la escalera de honor, una bella y peculiar escalera volada. 

Por último se visita el Aula Magna. En ella aún se celebran los principales actos de la universidad. A pesar de haber sufrido alguna modificación, aún conserva algunas partes de la original que se construyó en el siglo XVII.
 

 Real Clerecía de San Marcos y Casa de las Conchas (Salamanca)

Real Clerecía de San Marcos y Casa de las Conchas (Salamanca)

Existen dos posibilidades para visitar La Clerecía, pudiendo elegir entre subir a las torres, realizar la visita guiada, en la que se visitan el resto de dependencias, o realizar ambas visitas. Las dos entradas están incluidas en la Salamanca Card. Esta tarjeta facilita enormemente la visita a los principales monumentos de la ciudad, evitando las esperas y permitiendo ahorrar algo de dinero gracias a los descuentos que incluye.