Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos)

Es una abadía benedictina ubicada en el municipio de Santo Domingo de Silos, en la provincia de Burgos. Su claustro es una de las obras maestras del románico español.

 Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos)

Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos)

El claustro de Silos es de doble planta, siendo la inferior la más antigua y la de mayor mérito. Los arcos son de medio punto y descansan sobre capiteles que, a su vez, lo hacen sobre columnas de doble fuste monolítico; sólo los soportes centrales de cada galería están formados por fustes quíntuples, salvo uno de ellos, el del lado norte, que es cuádruple y torsado.

En el plano artístico lo más destacable es la colección de los 64 capiteles de que consta el claustro bajo y los relieves que ornamentan las caras interiores de las cuatro pilastras que forman los ángulos de la galería. Al primer maestro serían asignables seis de los relieves con las siguientes escenas: en el ángulo sudeste: La ascensión y Pentecostés, en el ángulo noreste: El sepulcro y El descendimiento y en el ángulo noroeste: Los discípulos de Emaús y La duda de Santo Tomás.

 Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos) - Claustro.

Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos) - Claustro.


El segundo maestro sería el autor de los dos relieves restantes: en el ángulo sudoeste: La anunciación a María y El árbol de Jessé.

Los capiteles, y en especial los del segundo artista, son obras maestras de la iconografía románica y lo que más admira y llama la atención de todo el claustro. Sus temas son muy variados: desde los que representan escenas bíblicas o evangélicas, hasta los figurativos de animales quiméricos, grifos, leones, arpías, centauros, aves fabulosas y toda clase de elementos vegetales.

 Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos) - Claustro.

Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos) - Claustro.

Su biblioteca, con más de 160.000 ejemplares, tan solo es accesible para los huéspedes del monasterio e investigadores que lo soliciten.

La botica se creó en 1705. Disponía de su propio jardín botánico, de un laboratorio farmacéutico y de una biblioteca especializada. De ésta se conservan unos 400 volúmenes editados entre los siglos XVI y XIX. También se guardan varios centenares de tarros de loza que se utilizaban como recipientes de productos medicinales.