Úbeda (Jaén), renacimiento en estado puro

Úbeda, declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2003, tiene una de las plazas más bonitas de España, la Plaza Váquez de Molina. En ella se encuentran hasta cuatro monumentos de gran importancia: el Ayuntamiento de la ciudad, el Parador de Turismo, la Iglesia de Santa María y la Sacra Capilla del Salvador.

 Plaza Vázquez de Molina.

Plaza Vázquez de Molina.

Úbeda fue habitada desde la Prehistoria, si bien adquirió su verdadera identidad en la época árabe, alcanzando gran riqueza y esplendor durante el siglo XVI. 

La muestra de arquitectura religiosa más significativa que conserva Úbeda es la Capilla de El Salvador, capilla funeraria de la familia De Los Cobos. Destacan su portada renacentista, la reja del interior del templo y el retablo mayor. 

La Colegiata de Santa María es un interesante ejemplo de Mezquita de estilos constructivos que podemos datar desde el siglo XIII al XIX. 

 Colegiata de Santa María.

Colegiata de Santa María.

La arquitectura religiosa también ha dejado en Úbeda otras edificaciones relevantes, como la Iglesia de San Pablo, la Iglesia de la Trinidad, la Iglesia de San Nicolás de Bari, San Pedro, San Isidoro, San Lorenzo, Santo Domingo, el Real Monasterio de Santa Clara, el Oratorio de San Juan de la Cruz o el Convento de las Carmelitas Descalzas.

Junto a la Capilla de El Salvador y la Colegiata de Santa María, el otro monumento más representativo de Úbeda es el Hospital de Santiago, construido a comienzos del siglo XVI, en el que conviven los estilos gótico y plateresco. 

El Palacio de las Cadenas es un excepcional edificio renacentista, que actualmente alberga el Museo Municipal de Alfarería. 

Otras bellas construcciones renacentistas son el Parador Condestable Dávalos, que destaca por su sobriedad y equilibro, o el antiguo Ayuntamiento, que sigue el modelo italiano.

 Ayuntamiento de Úbeda.

Ayuntamiento de Úbeda.

El turista que visita Úbeda tampoco puede abandonar la ciudad sin conocer el Palacio Vela de los Cobos, la Casa de las Torres, la Torre del Reloj, el Palacio Francisco de los Cobos, la Cárcel del Obispo, el Antiguo Pósito, la Casa de los Manueles, la Casa de los Salvajes, o palacios como el de Bussianos, el de la Calle Montiel o el de Los Porceles, entre otros.